lunes, 26 de noviembre de 2007

Construcción Conjunta-Imágenes (II) Sevilla, 27 de Noviembre 2007

IMÁGENES EN LAS ORGANIZACIONES EDUCATIVAS.

Gareth Morgan (1986) sintetizó de una manera brillante las imágenes o modelos que han subyacido en la empresa.

LAS ORGANIZACIONES COMO ORGANISMOS.

El reconocimiento de la organización como un “sistema vivo” lo centra Morgan en el “descubrimiento” de las necesidades de los miembros de la organización y su manifestación visible en la “organización informal”. Tal constatación asestó un duro golpe a las teorías clásicas de Taylor y vino empíricamente apoyado por los famosos estudios de Hawthorne y teóricamente elaborados por la escuela de las Relaciones Humanas en el modelo sociotécnico del instituto Tavistok. Aunque, realmente, fue la jerarquía de necesidades de Maslow (1943) la que estableció los cimientos de este enfoque.

Otra de las aportaciones, venida ahora desde la biología, fue la Teoría de Sistemas de Ludwing von Bertalanffy, entiendo la organización como un “Sistema Abierto” con los conceptos bien conocidos de homeostasis, entropía positiva y negativa, estructura, función, diferenciación e integración, variedad obligada, equifinalidad y de evolución del sistema (Morgan, 1986). Siguiendo a Musitu (1987), existen tres axiomas fundamentales en la Teoría de Sistemas Generales:

1- Necesidad de estudiar los fenómenos como un sistema total y no considerarlos como entidades independientes.

2- Se ocupa de los problemas de la complejidad organizada. Reflejando la existencia de un complejo conjunto de relaciones dentro de un sistema, así como una compleja jerarquía de relaciones entre los sistemas.

3- Énfasis en lo dinámico, en íntima relación con la actividad autónoma de los sistemas vivos.

Recordemos también que suele diferenciarse entre Sistemas Abiertos y cerrados. Un sistema será abierto cuando intercambia materiales, energía o información con su medio. Sin embargo, será cerrado cuando no exista importación o exportación de energía en cualquiera de sus formas, y además no hay cambio de componentes.

Aunque los distintos sistemas abiertos son diferentes entres sí, todos poseen una serie de características comunes. Estas serían:

1- Todo sistema está sujeto a la entropía: las formas de organización, tienden hacia el máximo desorden y por tanto, a la muerte organizacional.

2- Los sistemas abiertos deben neutralizar el proceso entrópico importando del medio más energía/información que la que pueden exportar. De este modo acumulan entropía negativa o negantropía.

3- Este proceso auto-regulador permite al sistema mantener su estabilidad.

4- Los sistemas abiertos se dirigen hacia una mayor diferenciación y organización. Para ello siguen el principio de “equifinalidad”, según el cual idénticos resultados pueden tener orígenes diferentes. De este modo, los resultados no están determinados tanto por las condiciones iniciales, como por la naturaleza del proceso o por los párametros del sistema (Schrödinger, 1968).

Como Morgan señala, aparece ahora el entorno externo y a organización como subsistema en continua interacción con él. La empresa debe adaptarse al entorno al igual que los sistemas vivos lo hacen.

La concreción en Organización de Empresas fue el modelo conocido como “Contingente”, de supervivencia frente al entorno, que enfatizaba la adecuación de los modelos de organización a las exigencias de aquél. Un buen ejemplo de esta “imagen” la hicieron Burns y Stalker en un estudio de distintas clases de empresas con éxito y la relación entre estas características y la tasa de cambio del entorno.

1 comentario:

Fernan dijo...

www.fgorez.blogspot.com